TORTÍCOLIS

Tortícolis congénita

Es muy común que cuando el bebé siempre quiere estar en la misma posición es por la presencia de una tortícolis congénita y se debe a que un músculo del cuello está tenso y corto.

Por lo general, se presenta más en el lado derecho que en el izquierdo y puede ser de grado leve o grave.

La tortícolis congénita puede observarse en el nacimiento o hasta que el bebé tenga al menos unas semanas de edad. Algunos de los síntomas son: inclinación de la cabeza hacia un lado, rotación de la barbilla del bebé hacia el lado opuesto de la cabeza, dificultades para mover la cabeza y bulto firme y pequeño en el centro del músculo del cuello, entre otros.

Si la tortícolis congénita es grave, el bebé también puede tener: aplanamiento de un lado de la cabeza (plagiocefalia), asimetría facial, una oreja en diferente posición y otras anomalías en los músculos, los huesos y las articulaciones.

Si el problema no se corrige, el bebé no podrá mover su cabeza con normalidad. Eso le causará tensión permanente en el músculo y hará que el cuello, la cara y su cabeza se desarrollen en forma asimétrica.

Style switcher RESET
Body styles
Color scheme
Background pattern
Background image
Scroll Up